Tucson, AZ —Hoy defensores del lobo del sudoeste desafiado el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU. en los tribunales por su Plan de recuperación del lobo mexicano 2017, que viola la Ley de Especies en Peligro de Extinción, excluye la mejor ciencia disponible e impone un límite de población arbitrario basado en la "tolerancia social", lo que aumenta el riesgo de extinción de los lobos en peligro de extinción.

Un borrador del plan de 2012 escrito por científicos designados por la agencia recomendó un objetivo de gestión de al menos 750 lobos mexicanos en tres poblaciones a lo largo de su área de distribución suroeste nativa conectadas a través de corredores de vida silvestre. El plan de recuperación final de 2017 profundamente defectuoso del Servicio, diseñado en reuniones cerradas en las que solo estuvieron presentes los representantes del departamento de juegos del estado, ignora la mejor ciencia disponible y no se acerca a la recomendación de los científicos, apuntando a un total de solo 320 lobos y usando una carretera interestatal. como un límite arbitrario que restringe su territorio.

“Este plan de recuperación fue diseñado por políticos y estados anti-lobos, no por biólogos independientes”, dijo Matthew Bishop del Western Environmental Law Center. “Es una afrenta a la directiva de la ESA y del Congreso que toma decisiones únicamente sobre la base de la mejor ciencia disponible”.

El Servicio afirma que el plan es revisado por pares, pero la agencia no incorporó las preocupaciones científicas válidas planteadas por muchos de los pares revisores y los principales expertos en lobos, incluidos, entre otros, el Dr. Carlos Carroll, el Dr. Richard Fredrickson, la Sociedad Estadounidense de Mammalogistas, la Sociedad para la Biología de la Conservación, Mike Phillips y David Parsons.

“El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU. se ha doblegado ante los intereses contra los lobos en lugar de prestar atención a la mejor ciencia disponible”, dijo Christopher Smith, defensor de la vida silvestre del sur de las Montañas Rocosas para WildEarth Guardians. “Este nuevo plan es un giro dramático que se aleja de la recuperación y se dirige hacia la extinción y con esta demanda, estamos exigiendo el curso inverso del Servicio”.

“El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU. necesita un plan que garantice una población lo suficientemente grande de lobos mexicanos para que sea viable a largo plazo, con suficientes lobos de hábitat para florecer”, dijo Greta Anderson de Western Watersheds Project. “Pero el plan de recuperación actual no hace eso y, en cambio, el gobierno federal parece más interesado en apaciguar los intereses políticos contra los lobos que en hacer su trabajo, que es recuperar especies en peligro de extinción a niveles de población saludables y seguros”.

El plan no tiene en cuenta la crisis genética actual de los lobos debido a la endogamia, desafía a la ciencia con su límite de población inventado, incorpora datos incompletos e inciertos e incluye suposiciones inexactas sobre las tasas de mortalidad.

El plan evita la conservación del lobo mexicano en áreas de hábitat adecuado pero actualmente desocupado, incluidas las Montañas Rocosas del sur y el área del Gran Cañón. Se enfoca únicamente en una sola área donde la subespecie reside actualmente y tiene restricciones para salir. El Servicio nunca analizó otros hábitats adecuados, incluidos los identificados en una importante cantidad de literatura científica con fines de recuperación.

El plan también ignora las variaciones en las que el hábitat es adecuado como resultado del cambio climático y asume, en ausencia de datos o análisis significativos sobre la densidad de presas disponibles, que México posee suficiente hábitat para apoyar los esfuerzos de restauración. Además, el plan ignora los impactos de un muro fronterizo que impediría cualquier conectividad entre las poblaciones de lobos estadounidenses y mexicanos.

“Los lobos mexicanos son una parte esencial de la primera área silvestre del país y otros bosques del sudoeste”, dijo Judy Calman, abogada de New Mexico Wilderness Alliance. “Para prosperar, nuestros lugares más salvajes necesitan especies clave como el lobo, y seguimos comprometidos a garantizar su recuperación real del borde de la extinción”.

El plan no analiza ni aborda adecuadamente la probabilidad de extinción, cuánto tiempo podría tomar y qué grado de riesgo es aceptable incluso si se cumplen los criterios del plan final. Se basa en determinaciones defectuosas de abundancia de población, distribución geográfica y criterios genéticos, incluida una definición defectuosa de "sobrevivir hasta la edad reproductiva" que no requiere evidencia de reproducción en la naturaleza, así como datos y ciencia inexactos sobre el número de "liberaciones efectivas". ” necesaria para asegurar una representación genética adecuada en las dos poblaciones silvestres.

“El plan excluye el hábitat crucial que rodea e incluye los parques nacionales del Gran Cañón, Zion y Bryce Canyon, que son áreas centrales que los científicos consideran más probables para apoyar la recuperación de este carnívoro en peligro”, dijo Kim Crumbo, directora de conservación de Wildlands Network. “El plan también excluye el suroeste de Colorado, un área que contiene más tierras públicas y presas para los lobos que cualquier otro lugar de los EE. UU. fuera de Alaska. Por estas razones, el plan no protege a los lobos mexicanos; les falla”.

Según el plan, solo se requieren dos poblaciones aisladas, una sola subpoblación de aproximadamente 320 lobos en los EE. UU. y una subpoblación mexicana de 200, para la exclusión de la lista. Esto entra en conflicto con el mandato de la Ley de Especies en Peligro de Conservación/Recuperación de la subespecie de lobo mexicano “en toda o una parte significativa de su área de distribución”, así como con la propia definición de recuperación del Servicio. Si el número de lobos mexicanos en México aumenta a 200 pero la subespecie permanece limitada a una sola población aislada en los EE. UU., los lobos mexicanos no se “recuperan” bajo la Ley de Especies en Peligro de Extinción. Ni un solo estudio revisado por pares publicado sugiere lo contrario.

La demanda de hoy es presentada por WildEarth Guardians y Western Watershed Project representados por abogados del Western Environmental Law Center. New Mexico Wilderness Alliance y Wildlands Network se unirán a la demanda una vez que haya transcurrido su período de notificación.

Fondo:

El lobo, o lobo mexicano, es la subespecie de lobo gris más pequeña, más distinta genéticamente y una de las más raras. La especie se incluyó en la Ley de especies en peligro de extinción en 1976, pero los esfuerzos de recuperación han fracasado en gran medida porque el Servicio aún no ha implementado las acciones de recuperación recomendadas científicamente.

Aunque los lobos una vez vagaron ampliamente por el suroeste de los EE. UU. y México, el lobo mexicano fue erradicado deliberadamente de los EE. UU. en nombre de los intereses estadounidenses de ganadería, caza y captura. Reconociendo el peligro extremo del lobo mexicano, el Servicio lo incluyó en la lista federal de especies en peligro de extinción en 1976, pero los esfuerzos de recuperación han fracasado en gran medida porque el Servicio aún tiene que tomar las medidas que la ciencia muestra que son necesarias para restaurar la especie.

En 1998, después de que los pocos lobos restantes fueran puestos en cautiverio en un intento por salvar la especie, el Servicio liberó 11 lobos mexicanos en un área pequeña en la frontera de Arizona y Nuevo México ahora conocida como el Área de Recuperación de Lobos Blue Range. El programa ha ido cojeando desde entonces, con asesinatos ilegales y remociones sancionadas que socavan la recuperación.

Según el último recuento oficial, 113 lobos vagan por el suroeste de Estados Unidos. Los lobos mexicanos corren un riesgo tremendo debido al pequeño tamaño de su población, su reserva genética limitada, las amenazas de las trampas, las actividades de los Servicios de Vida Silvestre y las matanzas ilegales.

contactos:

Matthew Bishop, Centro de Derecho Ambiental Occidental, 406-324-8011,

Christopher Smith, Guardianes de la Tierra Salvaje, 505-395-6177,

Greta Anderson, Proyecto de cuencas hidrográficas occidentales, 520-623-1878,

Judy Calman, Alianza para la Naturaleza de Nuevo México, 505-615-5020,

Kim Crumbo, Red de Tierras Silvestres, 928-606-5850,

es_MXEspañol de México