En una orden ejecutiva emitida hoy por la Casa Blanca, el presidente Trump busca revertir las salvaguardas políticas centrales implementadas por la Administración de Obama para abordar el cambio climático. La orden de Trump representa un ataque radical a la acción para dar cuenta de los impactos climáticos cada vez más intensos y anticipados en el oeste estadounidense. Estos impactos incluyen la disminución de la capa de nieve de las montañas y el caudal de los arroyos, brotes de insectos e incendios forestales en nuestros bosques, interrupciones en el suministro de agua y electricidad en las zonas urbanas, y dificultades económicas inducidas por la sequía en nuestras granjas y ranchos. El cambio climático también es un problema internacional; El secretario de defensa de Trump, James Mattis, cita el cambio climático como motor de la inestabilidad internacional y una amenaza a la seguridad nacional.

La orden de Trump pone en marcha una mezcolanza de la lista de deseos de la industria de los combustibles fósiles. En resumen, la orden busca eliminar o debilitar la acción prospectiva implementada por la Administración de Obama para reducir la contaminación climática y dar cuenta de las consecuencias del cambio climático en la infraestructura, las comunidades y los recursos estadounidenses, incluidas las icónicas tierras públicas de Occidente. Tales acciones son miopes y están plagadas de problemas.

Ejemplificando los problemas de la orden climática, la orden climática de Trump rescindiría la orientación que el Consejo de Calidad Ambiental completó durante mucho tiempo en agosto de 2016 para mejorar y proporcionar coherencia en la forma en que las agencias federales dan cuenta del cambio climático en las revisiones ambientales completadas de conformidad con la Ley de Política Ambiental Nacional. La orden también debilitaría herramientas, como la métrica del "costo social del carbono", que requiere que las agencias den cuenta de los costos económicos de las reglas y los proyectos de combustibles fósiles que asume el público.

“Las acciones de Trump sembrarán una gran incertidumbre en la forma en que las agencias planean cambiar la dinámica climática en el oeste de Estados Unidos, ya sea que hablemos de producción de energía, protección de cuencas hidrográficas o la construcción de puentes, carreteras, líneas eléctricas, represas y otra infraestructura crítica. ”, dijo Erik Schlenker-Goodrich, director ejecutivo del Western Environmental Law Center. “La orden también ocultará al público los verdaderos costos de los proyectos de combustibles fósiles, sesgando la toma de decisiones a favor del interés corporativo, en lugar del público”.

Para ejemplificar aún más sus problemas, la Orden busca suspender y rescindir o reescribir las reglas promulgadas por la Oficina de Administración de Tierras en noviembre de 2016 para reducir los desechos de gas natural de la producción de petróleo y gas en tierras públicas.

“Cada año, más de $330 millones de gas natural que podrían utilizar los hogares, las escuelas y las empresas se desperdician en la atmósfera debido a prácticas de perforación descuidadas en nuestras tierras públicas”, dijo Tom Singer, Ph.D., asesor principal de políticas de la Centro de Derecho Ambiental Occidental. “La orden de Trump pondría en marcha acciones para sancionar este desperdicio, reducir las regalías de petróleo y gas que pagan los servicios públicos en estados con problemas de liquidez como Nuevo México, y exacerbar los impactos climáticos y de salud en las comunidades que viven cerca de las perforaciones de petróleo y gas. Eso es una tontería.

“Fundamentalmente, la orden climática de Trump muestra un desprecio imprudente por el oeste estadounidense y la importancia de la ciencia y la razón como base para una buena toma de decisiones en el interés público”, agregó Schlenker-Goodrich. “Pero tenga la seguridad de que ejerceremos todo el poder de la ley para combatir la orden de Trump y continuaremos con nuestra defensa para alejarnos de los combustibles fósiles y construir la resiliencia de nuestras tierras públicas, nuestros ríos y bosques, y nuestras comunidades para resistir la impactos del cambio climático. Estamos todos juntos en esto."

Contactos:
Erik Schlenker-Goodrich, Centro de Derecho Ambiental Occidental, 575-770-1295, 
Thomas Singer, Ph.D., Centro de Derecho Ambiental Occidental, 505-231-1070, 

es_MXEspañol de México
stay informed and defend the west

¡Únase a nosotros en la vanguardia de la defensa del medio ambiente!

¡Ayuda a proteger las tierras públicas, la vida silvestre y las comunidades del oeste de los EE. UU. al mantenerte informado! Respetaremos tu bandeja de entrada enviando solo las noticias más importantes. Nunca compartiremos su dirección de correo electrónico y puede darse de baja en cualquier momento. ¡Gracias!

¡Gracias por preocuparte por Occidente! Te mantendremos informado.

error: