Hoy, el presidente Grijalva y el representante McEachin introducido un proyecto de ley de justicia ambiental con más de un año de elaboración. Entre otras cosas, el proyecto de ley crea un Fondo Federal de Asistencia para el Desarrollo Económico de la Transición Energética para ayudar en una transición justa para los trabajadores y las comunidades que se alejan de las economías de combustibles fósiles. Además, el proyecto de ley ampliaría los derechos legales de las personas y las comunidades que experimentan injusticia ambiental y proporcionaría recursos para programas destinados a aliviar el racismo ambiental en todo el país.

El proyecto de ley fue moldeado por un proceso de participación pública de meses que involucró a defensores de la justicia ambiental y grupos de base desde el principio. El proceso se basó en los Principios de Jemez para la organización democrática, establecidos en Nuevo México, y luego incluyó un período de comentarios públicos en línea sobre un borrador de discusión. Ally Beasley, del Western Environmental Law Center, proporcionó comentarios técnicos sobre este borrador.

“El proyecto de ley reconoce que la justicia ambiental, la justicia climática y la equidad en salud están profundamente entrelazadas. En ese sentido, es importante incorporar impactos dispares y acumulativos, incluidos los impactos sobre la salud y el clima, y los factores sociales y estructurales que los influyen, en la obtención de permisos y otras tomas de decisiones”, dijo Ally Beasley del Western Environmental Law Center.

“El desarrollo de este proyecto de ley también representa un paso crucial hacia una acción significativa de justicia ambiental, que debe ir más allá de obtener una mera 'aportación' tarde en un proceso de toma de decisiones o de políticas, y debe ser impulsado por, y en verdadera solidaridad con, personas de primera línea y comunidades, centrando su liderazgo, prioridades, conocimiento y experiencia en cada paso, desde el diseño y desarrollo de principios y políticas hasta la implementación y la acción”, agregó.

“El énfasis del proyecto de ley en los impactos acumulativos y la participación significativa de las comunidades de primera línea es especialmente importante a la luz de los retrocesos existentes y propuestos de la administración Trump que destruyen la participación pública fundamental y las protecciones de la salud pública”, concluyó.

es_MXEspañol de México